lunes, junio 12, 2006

EL 'MODELO 82' por Enric González

Y Enric se reengancha al Mundial, esto pinta bien.


Puestos a elegir, lo de España es bastante cómodo. No gana nunca y, por tanto, no sabe lo que se pierde. Se sufre más cuando se ha experimentado alguna vez el éxtasis de la victoria. Es el caso de Italia, que lleva un cuarto de siglo, toda una generación, intentando disfrutar de nuevo aquel placer brutal de 1982.

Una y otra vez, los tifosi y sucesivas selecciones han soñado con la repetición exacta del crescendo que condujo a la gloria en el Bernabéu. Pocos recuerdan los campeonatos de 1934 y 1938. Aquellos títulos mundiales no sirven como modelo porque para reproducirlos con un mínimo de fidelidad habría que poner a Mussolini en el palco y contar con árbitros entregados a la causa, de esos que hoy por hoy sólo tiene garantizados el Juventus. El Mundial de España es, pues, la referencia obsesiva.

El modelo 82 comporta un problema: agudiza la angustia del aficionado hasta niveles difícilmente soportables, porque implica un arranque mísero, una insólita sucesión de casualidades, algún amaño y al final, sólo al final, una maravillosa floración de fútbol. Jugar bien de entrada no le sirve a Italia: lo probó en 1978, con la mejor selección azzurra que se recuerda, y no funcionó. Italia siempre ha necesitado tocar fondo para dar lo mejor de sí, y esa característica nacional forma parte de su ADN futbolístico.

Para tener esperanzas, Italia necesita presentarse a la competición con los fiscales a cuestas. En 1982 fue por el escándalo de las apuestas clandestinas; esta vez, por los árbitros juvedependientes. Primera condición, cumplida. Necesita también que nadie apueste un duro por los azzurri. El maestro Gianni Mura predice en La Repubblica que Italia vencerá a Ghana, empatará con Estados Unidos y perderá con la República Checa, lo que la conducirá al segundo puesto, al emparejamiento con Brasil y al regreso a casa. Por ahí también vamos bien.

Luego viene lo difícil. En 1982, la primera fase italiana osciló entre la sordidez y la abyección: empate a cero con Polonia, empate a uno con Perú y empate a uno (muy, muy, muy sospechoso) con Camerún. Italia siguió adelante por coeficientes y por chiripa, sin haber ganado un solo partido. En la segunda fase tocó Argentina. Gentile cosió a patadas a Maradona y los azzurri ganaron 2-1. Y por fin Brasil, la floración, el milagro, el 3-2 de Sarriá. A partir de ahí, final incluida, puro trámite.

Para atenerse al programa, Italia tendrá que esmerarse hoy en jugar de pena (el reto está a su alcance) y en mostrar una patética incapacidad goleadora. Si sale bien, la maniobra se repetirá frente a Estados Unidos y frente a los checos, de forma que todo el mundo se pregunte cómo un equipo tan peñazo puede pasar a la siguiente fase. Entonces topará con Brasil y, según los planes, ocurrirá la floración milagrosa: Materazzi, quizá ayudándose con una porra eléctrica, se encargará de Ronaldinho como Gentile se encargó de Maradona; y Paolo Rossi se reencarnará en Luca Toni.

Ya está. Mundial ganado. El fútbol, si se planifica bien, es más fácil de lo que parece.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Es el mejor. Gracias.

pierpaolo dijo...

i soliti luoghi comuni sul calcio italiano, non aiuta a capire ma fa portare il pane a casa al periodista.

Sheva dijo...

No se por qué, pero yo le tengo muchísima Fé a Italia en este mundial, pero es imperioso ganar el grupo ya que de salir segundos les toca Brasil en octavos y sería muy difícil.

Por ahora la squadra azzurri comenzó bien, un 2-0 a Ghana no es nada fácil...

Como te digo una Co te digo la O dijo...

Pues al final gran partido de Italia, sin aferrarse al "catenaccio" ni nada por el estilo, defendiendo bien como siempre pero creando y jugando con rapidez. Y arriba dinamita. Totti ha vuelto, me rindo ante él, qué jugadorazo!!!

Antonio dijo...

No estoy de acuerdo con lo del 1934 y 1938. Efectivamente el mundial en Italia, bajo la mirada de Mussolini estuvo bastante "pilotado"...y Espana pagò proprio contra Italia.
Pero, el mundial del 1938 en Francia, Italia ganò en contra de todos, sobretodo porque era un Pays fascista.
Antonio

Frano dijo...

hola,
es cierto que la planificación es fundamental en el fútbol, pero ésta sin espíritu guerrero en la cancha, es decir, sin caña!! no marcha. Es el caso de la selección española, que debuta en casi una hora más. esperamos que metan goles por alguna vez.

Anónimo dijo...

Enric es el mejon de todos. Lo de Gianni Mura es ma puesto los pelos de gallina si tenia algunas dudas después del empate de hoy ya sabemos quien será el nuevo campeon del mundo. Italia. Por cierto nos eliminara a Brasil y a nosotros.