viernes, junio 16, 2006

EL JEFE SILENCIOSO por Enric González

"Cuando un chaval quiere divertirse de verdad, lo hace en serio. El juego auténtico es incompatible con la broma" no puedo sentirme más identificado con esa descripción, incluso ahora, cuando sigo pegándole patadas a un balón igual de mal que cuando era pequeño, no puedo concebir que se entienda este juego de otra forma. Gran artículo.


Hay un anuncio, supongo que de una marca de prendas deportivas, en el que un niño de barriada juega en un solar con un puñado de estrellas del fútbol. En su equipo no falta ni Beckenbauer. ¿Se han fijado en la expresión del niño? Está serio. En otro anuncio, supongo que de una marca de la competencia, un Ronaldinho niño-adulto ríe mientras hace malabarismos con el balón. Algo no encaja en esa segunda fantasía publicitaria ni, ya puestos, en la sonrisa permanente de Ronaldinho. Nietzche dijo que el hombre alcanza la madurez cuando recupera la seriedad con que jugaba de niño; la primera parte de la frase es discutible, pero la segunda no. Cuando un chaval quiere divertirse de verdad, lo hace en serio. El juego auténtico es incompatible con la broma.

Hablamos de Pirlo, el tipo menos sonriente del Mundial. El que menos habla. El que no bromea nunca. El técnico italiano, Marcello Lippi, le llama el jefe silencioso. Tiene los pies brasileños, la imaginación mediterránea y la expresividad facial de un notario escandinavo con ardor de estómago.

No le ha sido fácil llegar hasta aquí. Debutó en Primera a los 16 años, como los genios, pero ya en aquel Reggina-Brescia de 1995 empezó a notarse que le costaría encajar en el fútbol contemporáneo. Y sus problemas se acentuaron con el tiempo. Jugaba como media punta, un puesto escaso en el calcio y reservado a los Baggio, los Zola, los Totti, futbolistas que además de buenos son carismáticos y satisfacen la demanda publicitaria. Pirlo era bueno, pero no tanto. Y nunca se lo disputarán los anunciantes porque tiene su rostro ofrece sólo dos opciones, amenaza o pésame. El otro problema era físico: poca estatura, poco peso, poca fuerza.

Del Brescia pasó al Inter, que no supo qué hacer con él y lo cedió a la Reggina, luego al Brescia y por fin, en una nueva muestra del supremo talento interista para la autolesión, al Milan. El fichaje del pequeño incomprendido que no sonreía nunca fue un golpe de genio de Carlo Ancelotti, un tipo que aprovecha a sus futbolistas tan bien como Capello pero, a diferencia de Capello, no los quema. Ancelotti recomendó a Pirlo que se olvidara de la media punta y le envió todo un año al gimnasio para que adquiriera músculo. En los entrenamientos le metía entre los mastines, gente como Maldini, Costacurta y Gattuso, y le hacía defender. Pirlo, por su cuenta, pulía de forma obsesiva su toque. Del experimento salió un monstruo ligero como una ardilla y tenaz como un rotweiller, con la cabeza de un mariscal y el sentido práctico de un zapador. Pirlo es ahora la clave del Milan. Si mantiene el nivel del partido contra Ghana será también la clave de Italia.

El juego no es juego, decíamos, si no se toma en serio. La ironía, la sonrisa, la broma y el colegueo mejoran el ambiente y el espectáculo, pero resultan ajenos al rito misterioso que concentra todas las leyes del universo en un reglamento, que reduce todo el espacio a un rectágulo de 90 por 65 y suprime cualquier futuro posterior al silbido final. Pirlo conoce el secreto del juego. Juega serio, como un niño.

7 comentarios:

Sheva dijo...

Fantástico!!

Leonardo dijo...

Para los futbolistas profesionales... al fin y al cabo no deja de ser un trabajo, a la larga de eso se mantienen económicamente y es lo que les abrirá futuras puertas para otras oportunidades; deben tratar el asunto con la seriedad que este se merece. No es cuestión de vida o muerte, pero no hay que dejar de lado el respeto por la profesión.

BrokerWise dijo...

Ha tenido buenas influencias en el milan: Maldini, Costacurta... aparte con otro perfil seria dificil haberse abierto paso en el calcio y mucho mas en la seleccion italiana.

Saludos!

Mr T. dijo...

He estado revisando reseñas de los partidos de Italia en este mundial y NADIE habla de Pirlo. No entiendo como nadie cae en cuenta del enorme nivel que está demostrando, es sin dudas el mejor de Italia en lo que va del torneo.

Por eso se dice que el volante de contención es un trabajador silencioso...

El Pollo dijo...

Pirlo es uno de los mejores cincos del mundo. Tiene buena marca, aunque ese no es su fuerte, pero su visión y entendimiento del juego es increible. Ademas de eso tiene una pegada con pelota en mvimiento y con pelota para que pocos tienen en el mundo.
Simplemente un crack, y aquellos que no lo tomen como uno de los mejores de Italia en lo que va del mundial no estiende de este deporte.

andiamo dijo...

Grande articulo..

Anónimo dijo...

pirlo es el mejor en la azzurra!!!el mejor sin duda,nadie habla de el pero eso no le importa,hace su trabajo,y es feliz si no se meten en su vida,nunca sale en revistas pero en el campo todo los ojos del mundo estan bajo el!!!por q el es el mejor!!!!