lunes, enero 19, 2009

EL FÚTBOL LÍQUIDO por Enric González


Perdonen. Les prometo que este articulito habla de fútbol. De Matthew Le Tissier, por ejemplo: el genio perezoso que nunca quiso dejar su equipo, el Southampton.

Pero antes habrá que mencionar al filósofo polaco Zygmund Bauman y referirse un momento a su exitosa teoría de la sociedad líquida. Bauman afirma que la vieja sociedad sólida, construida sobre bases estables como la familia, el empleo o las instituciones políticas, se ha desvanecido y que la posmodernidad ha roto todos los anclajes. Nos movemos en un entorno precario y cambiante, en el que antiguos valores como la fidelidad, la duración o la renuncia han perdido su significado. Eso es la sociedad líquida. Algunos hablan ya de sociedad gaseosa. Los individuos y las instituciones flotamos a la deriva.

Llegamos a Le Tissier. Fue, y es, el hombre más reverenciado de Southampton, una localidad no especialmente agraciada del sureste inglés. Dedicó al Southampton, un equipo siempre al borde del desastre, su carrera deportiva completa (1985-2002) y una colección de goles increíbles. Le gustaba elevar el balón y golpearlo en el aire, como suele hacerse en la playa (nació en Guernsey, una isla del Canal de la Mancha), y no fallaba un penalti. Lanzó 50 y marcó 49. El día que falló corrió a felicitar al portero: era y es un tipo amable. Le Tissier, que a veces estaba muy gordo y no se distinguía por su rapidez, fue tentado por numerosos clubes. Milan, Chelsea y Tottenham le hicieron ofertas en firme. Ni siquiera contestaba. Sólo fue internacional en ocho ocasiones y tampoco eso pareció importarle mucho.

Matthew Le Tissier fue un futbolista de club. Hasta hace un par de décadas, había al menos uno en cada equipo modesto y, quitando a los fenómenos, que siempre emigraron, alguno de ellos era realmente bueno. Representaban la continuidad y la memoria. ¿Hacemos ahora una lista de los grandes futbolistas de club? Raúl en el Madrid. Puyol en el Barcelona. Gerrard en el Liverpool. Maldini en el Milan. Totti en el Roma. Del Piero, con reparos (ha jugado en otros equipos) en la Juventus. Podríamos añadir algunos más. ¿Se les ocurre alguno en un equipo de aspiraciones limitadas? Queda Tamudo, pero sigue en el Espanyol por pura casualidad: porque el Rangers, que le fichó hace ocho años, le devolvió a Barcelona por razones médicas.

En la sociedad líquida, los grandes jugadores de club y, por extensión, la estabilidad y la memoria constituyen un lujo, una rareza que sólo pueden permitirse las instituciones más solventes.

Le Tissier era ya un veterano cuando el pay per view de Murdoch creó la Premier League, los sueldos se dispararon y el fútbol inglés alcanzó el estado líquido. Pudo vivir al margen del nuevo modelo de negocio. Su caso, hoy, es prácticamente irrepetible. Enjambres de intermediarios flotan sobre las canchas juveniles para llevarse al chico prometedor mucho antes de la mayoría de edad. Ocurre lo que todos sabemos: los clubes fuertes son cada vez más fuertes y los débiles son cada vez más débiles. Y ocurre además lo que decíamos antes: que la continuidad, la memoria, los relevos entre generaciones, son sólo de quien puede pagarlos.

10 comentarios:

Horrach dijo...

Hombre, Enric, muchísimas gracias por hablar del grandioso Le Tissier. No sé si lo ha hecho por la solicitud que le formulé en una entrada anterior (¿la del Leeds?), pero me alegro de que se recuerde al gordinflón anglofrancés (como bien dice, nació en una isla del Canal de la Mancha, la misma, si no recuerdo mal, que vio nacer al lateral izquierdo Grame Le Saux, y eso le pudo permitir jugar con los 'bleus'. Creo que fue Platini quien trató de convencerlo, pero Le Tissier no aceptó. Una tripleta Papin-Cantona-Le Tissier habría sido muy interesante de ver, sin duda).

Guardo con celo y mucho cariño varios videos de golazos de Le Tissier (junto a algún video de Cantona, es lo único que veo ya de fútbol desde hace un tiempo). Como ese en el que tras regatear a dos defensas del Blackburn, soltaba una volea desde 30 metros justo a la escuadra de Tim Flowers. O ese golazo, salvando tres rivales (¡a uno le cuelga un sombrero con la espuela!), y cruzándola a la salida del portero, creo que del Aston Villa. O el mejor, en la goleada que le endosaron en The Dell al United de Cantona & co, 5-2 creo que quedaron. Le Tissier cogía el balón al borde del área, regateaba a Roy Keane y a David May, y casi sin espacio picaba la pelota en una parábola antológica por encima del altísimo Peter Schmeichel. La parábola es tan sutil que parece que la están proyectando a cámara lenta. Sublime.

saludos y gracias

Jose David Lopez dijo...

Perdon de antemano pero no tengo tu mail:

Hola a todos. Soy José David López, uno de los redactores de Diarios de Fútbol y el Editor jefe de El Enganche.

Me pongo en contacto con ustedes para pedirles, por favor, que cambien la URL que aparece en su blogroll en referencia a nuestro site. Nos hemos renovado profundamente y esta es nuestra nueva ubicación: http://www.elenganche.es/
Muchísimas gracias por su interés.

Nos vemos por El Enganche.

Melchor Gaspar dijo...

Me ha gustado mucho el blog. Una pregunta: ¿Todos los artículos que no van firmados son también de Enric González o sólo los que llevan en el título "Historias del Calcio"?
Enhorabuena, saludos y gracias

Kj dijo...

Hombre, ya estábamos esperando la siguiente entrega, que no sé si es Enric González o Superga quien estaba de baja... Jajaja

Siempre es un placer leer al maestro, lástima que como máximo pueda ser sólo una vez por semana...

lexu-jaime dijo...

Enorme esta entrada.

Hacía tiempo que esperaba leer "cenizas frescas".


Propongo continuar el juego de propuestas de jugadores de club, busquemos la prehistoria del futbol líquido y las excepciones:

Fernando y/o Camarasa en el Valencia
Terry en el Chelsea.

Anónimo dijo...

Fran en el Depor o Julen Guerrero en Ahtletic.

Anónimo dijo...

Ryan Giggs en el Manchester, Franco Baresi en el A.C. Milán, Manolo Sanchís o Míchel en el Real Madrid, Etxeberría en el Athletic (aunque se haya formado en la Real Sociedad).

simonssen dijo...

Grande Le Tissier... y grande Enric!

En la Real hemos tenido unos cuantos de esos jugadores de clubs. Ahora mismo Aranburu, que aguanta en segunda a pesar de ser de primera. Su fidelidad a la Real todos estos años es de agradecer. A ver si cunde el ejemplo... y subimos este año!

yocantera dijo...

Es cierto que Tamudo no fichó porque no pasó la prueba médica con el Glasgow, pero eso es sólo la versión oficial. La realidad es que Tamudo se fue a Glasgow llorando porque no quería irse. Se iba allí porque la oferta era irrechazable para el club. Cuando se enteró que no pasó la prueba médica llamó a sus padres encantado de poder volver. Felicidades por el blog, me ha encantado.

henry dijo...

que ignorancia!
y el ídolo de maradona...
que nunca se sacó la del rojo

RICARDO ENRIQUE BOCHINI