martes, agosto 28, 2007

Y SE FUE PARA QUEDARSE POR SIEMPRE


4 comentarios:

Martín De Lucenay dijo...

Muchos no lo entienden y realmente no sé cómo justificar mis lágrimas. Jamás crucé una palabra contigo. No conozco a ninguna persona de tu familia ni de tu entorno. Y a pesar de ello ayer lloré. Lloré tu muerte tanto como hubiera llorado la de un amigo. Porque en parte lo eras. Porque teníamos una cita todos los domingos por la tarde.

En el fondo, ahora que todo ha pasado, no me importa llorar. Porque podré contar que gracias a ti, el Sevilla se ha convertido en un grande de España. Y de Europa. Porque podré contar y contar que eras el mejor lateral izquierdo que había en mi país y que eras la gran esperanza de nuestra Selección. Porque podré contar que te he visto desde mi butaca mareando a los laterales del Real Madrid en el Bernabéu, mi estadio. Y porque algún día, podré decirle a todo aquel que me pregunte que eras un señor, que te fuiste de esta vida y del fútbol (que era tu vida) dejándote el corazón, que era tan, tan grande, que alguien de allá arriba lo reclamó para Él.

Allá donde estés corriendo la banda, Antonio…un abrazo muy grande

Torpedita dijo...

Un crio con triunfos de adulto, con esperanzas, con ilusiones, con una gran vida y una carrera profesional envidiable por delante. Todo eso fuera.Imposible ausmirlo y no sentir nada aunque no se le conociera.
A esta ciudad le ha dolido de verdad, a toda la ciudad.
Ojalá que su familia siga adelante con toda la fuerza que él les dé desde donde esté.

Veli_6 dijo...

Loa grandes nunca mueren, y se que tu estás ahí arriba jugando de titular y comiendote la banda izquierda...como siempre hiciste!

Nubosidad Variable dijo...

A mí me afectó mucho. A todos los que amamos el fútbol nos puede pasar algo así. Viva la ilusión y vivan los que practican este deporte. Te queremos Antonio.