sábado, agosto 11, 2007

HISTORIAS DE LONDRES. UN ASUNTO GRAVE (3/10) por Enric González

Charlton Athletic y West Ham

The Valley

Los enemigos de los eagles son otra gente modesta, la del Charlton Athletic, cuyo grito de guerra es: “¡En pie si odias al Palace”!. Los del Charlton lucen una espada en su escudo rojo y se llaman a sí mismo valiants o, más comúnmente, addicks. La rivalidad entre eagles y addicks se enconó cuando el estadio de los segundos, el Valley, fue cerrado por peligro de desplome, en 1895. El Charlton se vio obligado a jugar como realquilado durante siete años en el terreno del Palace. Fue una situación muy incómoda para ambos: tantos años de greña para acabar compartiendo vestuario. Los dos equipos se disputan desde siempre la hegemonía en el sureste. La tradición obrera del auténtico este de Londres, el East End, recae sin embargo en un club que se considera a sí mismo del norte y lleva la palabra oeste en su nombre: el West Ham.



El West Ham fue fundado en 1895, como equipo de los astilleros Thames Ironworks y también con los colores del Villa de Birmingham: azul y burdeos. Nació en el corazón del East End, junto al río, pero en 1904 se desplazó unos kilómetros hacia el norte y se instaló en su actual estadio de Upton Park. Los hammers, cuyo origen industrial y obrero pervive en su escudo (dos martillos cruzados) y en su fidelísima afición, son gente estable (han tenido sólo ochenta entrenadores en más de un siglo) y orgullosa. Su año de gloria fue 1966. La selección inglesa ganó la final de la Copa del Mundo en Wembley gracias a los goles de dos hammers, Hurst y Peters, y al talento defensivo de otro hammer, el malogrado Bobby Moore. El West Ham suele caer simpático.

Con el Arsenal sucede más bien lo contrario. El Arsenal es el club más potente y glorioso de Londres. Para muchos, es también el más mezquino y el más favorecido por la fortuna.

Enric González es autor de Historias de Londres, editado por RBA (2007).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya "fin de siècle"… Me ha picado y me he puesto a leer cosillas. Da la casualidad de que por aquellos años también surgieron equipos "der arbeitenden Klasse" (de la clase obrera) en otras ciudades de Europa. Lo hicieron a finales de siglo y otros, sus mayores rivales, a principios del siguiente, pero como resultado de la disolución de un equipo de cricket existente desde 1894.

Supongo que fueron años muy intensos en los que, en las calles, unos hablaban de la histeria como resultado de la represión sexual y, otros, lo hacían de fútbol como vía alternativa para combatir dicha histeria, o no.

La de cosas que se aprende, oye.

Un saludo.

Leon dijo...

Enganchado estoy a esta serie, es buenísima, como casi todo lo de Enric.

Dago dijo...

Si vas a escribir del West Ham podrias escribir de la notoria ICF que deja a tus ultras en pañales, y tambien de sus conexiones con la delicuencia organizada. ¿O si no son fascistas y racistas carecen de interes?

Torpedita dijo...

Para los incondicionales de Enric González, hoy, domingo 12 de agosto, en la sección "VIAJES POR LA HISTORIA" de El País, escribe sobre Jack, el Destripador.