domingo, junio 28, 2009

MEDIÁTICOS por Carlos Boyero

Me da que a Boyero, extraño madridista y francotirador, no le habrá hecho demasiada gracia.


Creo escuchar de los débiles labios de ese futbolista admirable y con inequívoca pinta de ser una persona afortunadamente normal llamado Iniesta algo tan rotundo cuando llega el final de la película de Hitchcock protagonizada por el hercúleo Chelsea y el tan lírico como efectivo Barcelona: "Ha sido la hostia". Y esa expresión tan poco académica, tan vulgar, te suena a espontánea, realista, natural. Y piensas que están evolucionando esos impagables investigadores de la semántica que juegan al fútbol o lo comentan, que a la profunda filosofía que evidencia la tribu a lo largo del tiempo y expuesta con una fraseología tan compleja y nada repetitiva que incluye sentencias tan incontestables como: "El fútbol es así, una veces se gana y otras se pierde", "estamos en la línea positiva", "hay que seguir trabajando", "hemos jugado con intensidad", "estamos pasando un momento dulce", "fútbol es fútbol", "hay que sudar la camiseta", se ha añadido algo tan conceptual como "es un futbolista mediático", nada que ver con algo tan transparente, hormonal y castizo como "es un futbolista cojonudo".

Aplican calificación tan esotérica a un individuo de expresión grimosa, abrumadoramente consciente de que las cámaras van a publicitar sus gestos hasta el extenuamiento, un niñato con tanta habilidad en los pies como sequía de neuronas en su cerebro. Se llama Cristiano Ronaldo, e imagino que acceder a ese negocio denominado Real Madrid está en función de comprar al mediático, de crear ilusión en el socio. Tarea inútil. Sólo ha existido un modelo estético y ético (incluyo el cabezazo al ogro Materazzi) llamado Zidane para justificar la ilusión de ir al Bernabéu.

Me cuenta un periodista deportivo, el fulano más ingenioso y divertido que he visto delante de una cámara y de un micrófono (no puedo por la confidencialidad dar su apellido, pero juro que se relaciona con el Tíbet), que el niñato Cristiano Ronaldo, percatándose de que al cabecear un balón se le había jodido la imagen, fue al banquillo, pidió que le echaran fijador y le arreglaran el peinado. Me lo creo. Yo quiero que Cruyff entrene al Madrid, que Messi sea su símbolo. O sea: "Seamos realistas, pidamos lo imposible".

7 comentarios:

tunde dijo...

¿Quién es el del Tibet?

tunde dijo...

En efecto, debe de ser Manolo Lama. Muy sutil.

PD: A mí, como a Boyero, no me ha hecho ninguna gracia...

Un saludo!

Anónimo dijo...

Un tipo que se dice madridista y que escribe esta sarta de sandeces, ni es madridista ni quiere a este club. O es un madridista de pitiminí, que viene a ser lo mismo que nada.

Encima, calificar de "ingenioso y divertido" al primero de los antimadridistas que en el mundo son, periodista falaz, vulgar y chabacano como Manolo Lama, dice mucho de la capacidad intelectual del tal Boyero.

El que por cierto creerá que para vencer al Barcelona tricampeón sólo necesitamos "españoles", "cantera" y "Raúl".

Ja ja ja, ¡a mamarla!

Anónimo dijo...

"...con tanta habilidad en los pies como sequía de neuronas en su cerebro..." Por supuesto, Messi e Iniesta se les ve que hacen raices cuadradas.

Es entendible que puedan gustar más o menos la excesiva atención mediática y las presentaciones multidinarias (sin duda alguien que como Boyero tiene tan alto concepto de si mismo le resultará de lo más vulgar, cosas de las masas indocumentadas). Pero no parece motivo suficiente para insultar a un tipo que no conoce personalmente. Quizá no le gusta su ego -aunque el autor tampoco va escaso-, o su peinado o que sea guapo. O igual es un poco intolerante.
En cualquier caso es un gran futbolista.

Enrique dijo...

Siento decir que esta polémica suena demasiado falsa. Parece que acabamos de darnos cuenta con el fichaje de Cristiano que el fútbol es un negocio indecente. Sí Ronaldo ha sido escandalosamente caro, pero ¿acaso no lo es también Henry por 35 millones de euros y que no genera ni el 1% de negocio en marketing? No intentemos defender nuestra afición al fútbol criticando al equipo contrario. Porque si hablamos de gastos injustificados, las canteras de los equipos, teniendo en cuenta el hambre y el calentamiento global, son también un gasto inútil, prescindible.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, ¿que paso con Enric?

Otroanónimo dijo...

Lama es vulgar y chabacano, dice Anónimo. Por fin leo algo exacto sobre este sujeto, misteriosamente encumbrado a lo más alto del periodismo radiofónico-televisivo futbolero. Es un indicador del nivel que reina en el sector. Nada, que me gusta encontrar a alguien que ve las cosas como yo.