viernes, julio 28, 2006

MARADONA Y LOS HÉROES por Mario Vargas Llosa

Interesante artículo de Mario Vargas Llosa escrito durante el Mundial celebrado en España en 1982. Interesante por lo que atisbaba el autor en aquel jugador y por la prosa, siempre maravillosa, del escritor peruano (de sus opiniones discrepo algo más).


RESPLANDECIENTE.-Como el día del partido inaugural, frente a Bélgica tuvo un desempeño opaco, muchos se preguntaban de dónde, desde cuándo y por qué el mito Maradona. Después del partido de Argentina contra Hungría, que el pequeño astro iluminó de principio a fin con el fuego de artificio de su sabiduría, ya nadie lo pone en duda: Maradona es el Pelé de los años ochenta. ¿Un gran jugador?. Más que eso: una de esas deidades vivientes que los hombres crean para adorarse en ellas.

ENTRE LOS MONSTRUOS.-Por un período que será fatalmente breve -este es el más absoluto y el más fugaz de los reinados- al argentino le toca ahora ser, para millones y millones de personas en el mundo, lo que fueron, en sus también rápidos turnos imperiales, Pelé, Cruyff, Di Stéfano, Puskas y algunos otros: la personificación del fútbol, el héroe es quien este deporte se hace cifra y emblema. Los mil millones de pesetas que, se dice, ha pagado el Barcelona por incorporarlo a sus filas son una prueba rotunda de que Maradona ya accedió a ese trono y, a juzgar por lo que fue su actuación ante los húngaros, y el eco que ella ha tenido en el público, este Mundial demostrará que el "Barca" ha hecho una inversión rentable. Diez millones de dólares es mucho dinero por un simple mortal que patea la pelota, pero no es nada si lo que en verdad se compra es el mito.

ESA CARA NO SE OLVIDA.-Maradona es un mito porque juega maravillosamente, pero también por su nombre y su cara se graba en la memoria al instante y porque, por una de esas indescifrables razones que no tienen nada que ver con la razón, de entrada nos parece inteligente y nos cae simpático. ¿Tiene algo que ver esa impresión con su estatura? En el partido contra Hungría, viéndolo operar entre esos saltos y fornidos defensas magiares que se relevaban con patética ineficacia por contenerlo, uno tenía la alentadora impresión de que hay una justicia inminente, de que también en el fútbol es cierto eso de que más vale la maña que la fuerza, de que lo que cuenta, a la hora de patear la pelota, no son de ningún modo las patas, sino la fantasía y las ideas.

PEQUEÑO MUY FUERTE.-Sin embargo, a pesar de su estatura, Maradona no da la sensación de ser frágil, sino alguien fuerte y sólido, acaso por esas piernas robustas, de músculos salientes que resisten sin menoscabo los encontrones de los defensas adversarios, no importa cuán altos y fuertes sean. Esa cara de muchacho soñador, ingenuo, lleno de buenas intenciones, le sirve de maravilla para engatusar a los desmoralizados bípedos encargados de cuidarlo, porque lo cierto es que, a la hora descargar y jugar recio, también sabe hacerlo y con un ímpetu que se diría incompatible con su físico.

¿OTRO PELE?..No es nada fácil definir el juego de Maradona. Es de tanta complejidad que, en su caso, cada adjetivo necesita una apostilla, una matización. No es brillante e histórico, a la marca de del soberbio Pelé, pero su eficacia es tan rotunda cuando lanza desde ángulos inverosímiles, esos disparos potentísimos hacia el arco, mediante un pase escueto y preciso como un teorema, pone en movimiento una irresistible operación ofensiva, que sería injusto no llamarlo espectacular, un jugador que torna un partido en una exhibición de genio individual (o en un "recital", como dijo un crítico, con excelente puntería de su desempeño frente a Hungría).

LOS IDOLOS.-Los pueblos necesitan héroes contemporáneos, seres a quienes endiosar. No hay país que escape a esta regla. Culta o inculta, rica o pobre, capitalista o socialista, toda la sociedad siente esa urgencia irracional de entronizar ídolos de carne y hueso ante los cuales quemar incienso. Políticos, militares, estrellas de cine, deportistas, cocineros, play-boys", grandes santos o feroces bandidos, han sido elevados a los altares de la popularidad y convertidos por el culto colectivo en eso que los franceses llaman con buena imagen los monstruos sagrados. Pues bien, los futbolistas son las personas más inofensivas a quienes se puede conferir esta función idolátrica.

EL CULTO.-Ellos son, claro está, infinitamente más inocuos que los políticos o los guerreros, en cuyas manos la idolatría de las masas se puede convertir en un instrumento temible, y el culto del futbolista no tiene las misma frívolas que enrarecen siempre la identificación de la arista de cine o de la musaraña de sociedad. El culto al as del balompié dura lo que su talento futbolístico, se desvanece con éste. Es efímero, pues las estrellas de fútbol se queman pronto en el juego verde de los estadios y los cultores de esta religión son implacables: en las tribunas nada está más cerca de la ovación que los silbidos.

UN ARTISTA.-Es también el menos enajenante de los cultos, porque admirar a un futbolista es admirar algo muy parecido a la poesía pira o una pintura abstracta. Es admirar la forma por la forma, sin ningún contenido racionalmente identificable. Las virtudes futbolísticas -la destreza, la agilidad, la velocidad, el virtuosismo, la potencia- difícilmente pueden ser asociadas, a conductas inhumanas. Por eso, si tiene que haber héroes, ¡que viva Maradona!.

Mario Vargas Llosa, escritor peruano.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno! me gustaria heberle visto cuando empezaba en el futbol

Juan Carlos Acevedo Ramos dijo...

EN DEFINITIVA: ES MEJOR MARADONA QUE PELE.

Eddie Chauca dijo...

El que ha visto jugar desde joven a Pelé y luego a Maradona (excelente, bueno, magnífico) puede decir Pelé es Pelé y seguirá siendo Pelé el REY del fútbol y punto...un astro no brilla por partes, brilla por todo...

Anónimo dijo...

MAGNIFICO, EXCELSO ES LA LEYENDA VIVIENTE Y AL FIN DE CUENTAS NO SOLO ES UN SER HUMANO, SI NO EL DIOS, LA LEYENDA Y QUE ME PERDONEN LOS BRASILEÑOS PERO SIMPLEMENTE MARADONA Y LOS REFLECTORES DE LA COMINICACION Y AVANCES TECNOLOGICOS Y EL COLOR LE FAVORECIO MAS A EL GRANDE MARADONA QUE VIVA POR SIEMPRE

JHON SB dijo...

Concuerdo indudablemente con la primera opiniòn, hubiera sido excelente haberlo visto en sus inicios. Muy buen articulo me cautivò de principio a fin... felicidades al nobel

Anónimo dijo...

Como pueden alabar a un drogadicto, soberbio, que cobra 15 mil dolares por sacarse una foto con un admirador. Es el mejor drgadicto que ha jugado fútbol

Anónimo dijo...

Lástima que en su vida privada no se le puede considerar héroe ni ejemplo para la juventud y ahora como entrenador no supo manejar el grupo que tuvo y fracasó. Lástima que un hombre con su talento no pudo triunfar en forma integral en la vida. La historia los juzgará como hombre o solo como jugador?

Anónimo dijo...

Que pena que Maradone no haya emparejado sus virtudes futbolísticas con la práctica de valores. Un ser ignorante, drogadicto a quien la fama que le otorgan, quienes no ven más allá de una cancha de futbol, ha endiosado y pueden permitirle todo. No me parece de ninguna manera un ejemplo para la juventud, que no debe dejar de ansiar fama pero que debe ser ejemplo en todo sentido.

Anónimo dijo...

Sabes lo que me voy acordar cuando salga de este blog?? De Maradona,de un racista resentido que escupe su odio por frustraciones personales, nadie lo recuerda. Por otro lado Maradona si ayudo a muchos chicos a salir de la calle, a incentivar el deporte por pasión. Lo digno de el, es que su plata lo que tiene se lo gano con su talento, y eso es algo muy digno, si hay algo realmente patético y mediocre es que alguien entre a un blog para putear, que eso es algo que cualquiera puede hacer, y te digo que el odio es un mal tan dañino como la droga o la soberbia, asique no seas hipócrita, y en lugar de perder tu tiempo insultando a alguien que no admiras, porque no vas al blog de alguien que admiras, o será que lo único que puede salir de tu boca es eso??